Vampire Chronicles


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Hora del día

Ha caído la Noche. Los vástagos vuelven a despertar al mundo...
Últimos temas
» La historia De Claud, un tremeré difícil de entender
Miér Nov 02, 2011 8:15 pm por Claud

» Hola soy nueva
Miér Nov 02, 2011 7:01 pm por Marcos

» ¿Terminaste la Lectura Obligatoria?
Dom Oct 30, 2011 11:40 pm por Snow Westhouse

» Taller de Claud
Vie Oct 21, 2011 3:29 pm por Claud

» Esbozos de Alessa
Jue Oct 13, 2011 9:24 pm por Ethan Evans

» Flori's Design [Taller de diseño gráfico]
Sáb Oct 08, 2011 8:30 pm por Eliza

» Taller de Anshy...
Lun Oct 03, 2011 3:46 pm por Chris Mattews

» Todo acerca de la trama del foro, aquí.
Miér Sep 28, 2011 11:20 pm por Amelia

Estación
Foro Hermano
El mejor foro de rol de Saint Seiya en la Net
Colores Hexadecimales

Comparte | 
 

 Clanbook Tzimisce

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Grell Sutcliff
Malkavian
Malkavian
avatar

Secta : Independiente

Mensajes : 40

MensajeTema: Clanbook Tzimisce   Jue Jul 21, 2011 3:24 pm

DEMONIOS ENTRE NOSOTROS.

Soy viejo, y la masa apergaminada que está a mis pies era más vieja aún. Mi corazón muerto late en crescendo, por el botín de la venganza. Ahora entiendo porqué los vampiros antiguos llamaban a este momento el Amaranto, como la roja flor que florece dentro de mi. Tengo que concentrarme para poder recordar, porque la esencia de mi Sire vencido aúlla y golpea en mis venas. El cisma de la secta, siglos de odio, todo ello largamente olvidado. Yo soy ella, ella es yo. Somos Tzimisce, y todo lo que voy a escribir ahora es sobre mi clan, mientras panoramas de siglos muertos y lugares largamente olvidados y seres que son polvo revolotean como polillas en mi cráneo. Así lo dicta el camino de Caín.

Mi más íntimo ser ronronea de contento mientras miro desde estas alturas los bosques amenazadores, riscos prominentes y arroyos hoscos de mi ancestral línea. Aunque hemos ido lejos, plantando raíces aquí y allá, es en estas tierras, llamadas por los humanos Cárpatos, donde las antiguas semillas de nuestra línea brotaron. Los humanos habían iniciado sus civilizaciones en el sur castigado por el sol, en el Valle del Rift, entre el Tigris y el Eúfrates y entre el lodo del Nilo. Pero no somos humanos y nuestra civilización tampoco. Aparecimos en el norte, entre estos valle brumosos cubiertos de pinos y aquí fue Abrazado nuestro progenitor.

El Antediluviano Tzimisce fue el más grande de todos los vampiros, más que Caín, porque fue el único que tuvo un don especial: lo que Tytalus llamó un avatar Despertado. Fue esta mezcla lo que hizo que fomentara nuestra Metamorfosis: no sólo Ascender, sino Trascender, no sólo imitar a Caín, sino sobrepasarle. No vivió en las ciudades de Caín, volvió a las tierras al lado de su amado Danubio, donde estableció su Dominio. Los otros crecieron envidiando su don. Viendo su unión con la tierra, pensaron que eso era lo que le daba a él y su progenie la magia, codiciándola y empezaron, celosos, a hablar de sucios pactos y cosas llamadas Comealmas. Pero estas cosas son simples mitos y mentiras de la peor calaña. Incluso el Anciano es un mito lejano, incluso en los recuerdos más tempranos de mi Sire, aunque yo le vi morir... pero ya hablaremos de ellos después.

Vivimos, cazamos y lanzamos nuestros conjuros sobre los Ilirios, Tracios y otros habitantes de los Balcanes, el Báltico y Rusia. La tribu llamada Eslavos comenzaron a llamarnos, con temor koldun (magos). Es verdad que aparecíamos como magos y deidades para las primeras tribus, ayudándoles a cambio de tributos y sacrificios, y castigando con desfiguraciones a aquellos que considerábamos intrusos, molestos o insolentes. Pero no vivimos entre ellos, ni nos congregamos nosotros. Vivíamos aparte, cada uno en su dominio salvaje. Los límites de nuestras tierras eran marcados con los cráneos, huesos y tendones de nuestras víctimas, como señal de muerte para el que los traspasara sin invitación.

Pero no éramos los únicos cazadores de la oscuridad. Entramos en conflicto con un poderoso ser llamada Baba Yaga, posiblemente un vampiro, una maga caníbal u otra cosa. También estaban los negros hombres lobo, autoproclamados Señores de las Sombras.

Unos pocos antiguos pródigos renunciaron al camino de la Metamorfosis, viéndolo como una maldición. Estos pocos llamados "Puro Clan" o "Viejo Clan", también lucharon contra nosotros. Pero nuestros peores enemigos fueron los vampiros de otras líneas. No supieron mantenerse en sus extensiones y desearon la nuestras, desde tiempo inmemorial. Pero conocíamos secretos mágicos y éramos poderosos en la guerra. Creamos szlachta de todas formas y tamaños y los enviamos por Europa para hostigar a nuestros enemigos y los humanos hablaron de ogros y goblins. Hicimos grandes vozhd en las llanuras Tracias y los enviamos contra nuestros enemigos vampíricos, y con razón hablaron los Helenos que sus dioses habían sido agredidos por gigantes de cien brazos. No pudiendo resistirnos, volvieron a sus penínsulas con el rabo entre las piernas.

Amargo fue su rencor, duradero su recuerdo. Como no les permitimos en nuestras tierras, las codiciaron más, sólo como un vampiro lo puede hacer. Y como estábamos a gusto aquí, fallamos en vigilarles cuando sus ciudades estado se convirtieron en repúblicas e imperios. Las legiones de Trajano hicieron brecha en nuestro territorio y desde entonces una parte de nuestro reino recibió el odioso nombre de Rumania. Con los ejércitos vinieron sus secretos, nocturnos generales, Ventrue, Malkavian, Lasombra.

El Lasombra parecía en particular una de las muchas encarnaciones de Chernobog, un codicioso dios de la oscuridad que intentaba devorarnos a todos. El progenitor Lasombra en sí mismo, era temerario y le gustaba la guerra, acompañando a sus armadas y trayendo gran destrucción sobre nuestros rebaños. En nuestra rabia, le maldecimos, y eso le dio un fruto amargo en noches posteriores.

Lanzamos otras magias contra Roma y sus vampiros. Conjuros de discordia y dolor que enfrentaron a unos Cainitas con otros. Los Ventrue lucharon contra los Malkavian, los Toreador contra los Lasombra. Habían pasado siglos, pero éramos pacientes y no olvidábamos. Cuando el imperio se debilitó llegamos con los bárbaros del norte, Godos, Vándalos, Hunos. Los bárbaros rugieron por las calles de Roma, y el Tíber bajó rojo con la sangre de la vitae de los una vez orgullosos invasores. Así se vengó nuestro clan.

Los años que siguieron fueron conocidos como la Edad Oscura, y lo fue, pero ¿no somos los vampiros criaturas de la oscuridad?. La orgullosa hegemonía de Roma se convirtió en un mosaico de chozas y empalizadas. Caminamos como quisimos entrando a placer en las casuchas de los campesinos y Besándoles o llevándolos para beber después. Incluso los llamados invasores, Hunos, Magiares, Búlgaros, pasaron por nuestras tierras como el placton por los dientes de una ballena. Nuestras necesidades estaban saciadas así que nos centramos en nuestro destino.

Mientras para los Recipientes y los que dependían de ellos fue una época de caos e ignorancia, para nosotros fue una dorada era de progreso e investigación. Algunos de los nuestros vieron las cúpulas bizantinas brotar como hongos en el podrido cadáver romano como una amenaza y fueron al sur a combatirlas, encontrándose con el Inconnu. Nuestros hermanos del norte vieron la amenaza en Carlomagno y sus garrapatas Ventrue. Decidimos crear nuestros propios vasallos. Tomando los séptimos hijos más prometedores de los linajes humanos, creamos nuestra primera familia ghoul. Se mostraron como grandes útiles, y nos permitieron extender la sombra sobre los humanos hasta el mediodía.

Nuestra lucha en el Este finalizó con un gran triunfo cuando enredamos a los Lupinos para luchar contra Baba Yaga. Acabaron con la bruja y sus secuaces pero ellos mismos fueron diezmados. El año siguiente, 983 en el calendario del Dios Clavado de los recipientes, instigamos la revolución de los Eslavos contra los invasores teutones y la invasión que los Ventrue habían preparado. En venganza, avanzamos nuestras fronteras y los habitantes de Bavaria y Brocken aprendieron a temer a la oscuridad. ¿Y después? ¿Has visto las películas? Los Ventrue y Lasombra fanfarroneaban de su poder, pero ¿quiénes tenían un legado de siglos de terror?

Mientras ellos vivían en cuevas y cazaban lecheras y cabreros, nosotros vivíamos en castillos. Los estados estaban gobernados por nuestros Senescales ghoul, aunque la plebe sabía bien a quien servían. Dormíamos en nuestro sepulcros y por la noche cazábamos en los cruces de caminos. Nuestro paso era silencioso, mientras los humanos temblaban hasta la médula, se amontonaban en sus jergones, se colgaban sus ridículos ajos y comenzaban a hacer sus gestos y rezos inútiles esperando que el vampyr no viniera a por ellos esa noche. Los otros comenzaron a llamarnos demonios. Los humanos temerosos, nos enviaban a sus doncellas, y así nuestra línea se complació. Sentados en sus salones, saciados y sin tener que moverse, empezaron a pensar en los desaires y victorias del pasado, pero muchas habían sido olvidadas.

Tan aletargados se volvieron que la mínima tarea de gobernar se les hacía onerosa. Empezaron a dejar sus responsabilidades en manos de sus ghouls y empezaron a procrear en demasía. Pronto, las progenies empezaron a luchar por las villas. Inevitablemente, los Dominios fueron violados. Los enfurecidos Antiguos enviaban a sus hijos a la lucha. Los feudos cayeron y los vampiros fueron hechos ceniza. Los Antiguos sabían que tenían atados a sus jóvenes con cadenas más fuertes que el hierro. Lo se bien, porque soy de aquella generación infeliz. Pero la disensión tuvo más costes.

Como gotas, los invasores fueron entrando en nuestra tierra. Entre los indeseados inmigrantes llegó un grupo que se convirtió en nuestros peores enemigos. Cuando descubrimos un puñado de magos, llamados Tremere, que robaban la esencia de nuestra tierra nos enfadamos. Cuando supimos que habían secuestrado a uno de nuestro antiguos nos enfurecimos. Cuando descubrimos que su propósito era ser como nosotros, nuestra furia no conoció límites. Comenzó una gran guerra que sólo acabará cuando el último esos brujos sea dolorosamente aplastado por nosotros.

Aunque nuestro antiguos podían haberlos aplastado, no lo hicieron porque habían olvidado mucho de su antigua magia. Los Tremere, con el vis robado, eran fuertes. Combatieron nuestros hechizos con conjuros y nuestras formas zulo con unas creaciones monstruosas: Gárgolas. Mientras los Tremere crecían, nuestros ancianos se refugiaron. Aunque luchamos valientemente, nuestras desunidas filas fueron destruidas y nuestro clan fue declinando. Nuestros ancianos se guardaron, abandonándonos. Sólo era el presagio de la tragedia que se avecinaba. Fuimos aplastados por las Gárgolas e invadidos.

Enrabietados por los Ventrue, los germanos cruzaron nuestra frontera occidental. Del este vinieron los Mongoles y sus seguidores Gangrel y el gran Kiev fue reducido a una ciudad fantasma con las calles cubiertas de cráneos. Lo peor de todo fue que del norte descendieron los Teutones que aplastaban el paganismo con el peso de su cruz. Tribu tras tribu renunciaron a Kupala, Svarog y Byelobog, suplicando a los invasores que les libraran de los demonios. Mansión tras mansión fue derruida, Tzimisce tras Tzimisce desenterrado y quemado. Fuimos a nuestros antiguos a pedirles ayuda, pero no lo hicieron. Nuestros poderosos Sires se escondieron en sus refugios mientras sus rebaños e hijos morían en la noche. Seguros de nuestros Vínculos nos enviaron a defender sus posesiones. Y así morimos bajo garras, hechizos, estacas, fuego y cruz. Y poco a poco, la serpiente que nuestros Sires habían envuelto sobre nuestros corazones se fue desenrrollando.

Fue en la Noche de Kupala, la noche de la inmemorial santidad, cuando se hizo la proeza. La invitación recorrió las tierras: Velya, Lugoj y los demás convocaron a los jóvenes del clan a una gran festividad. Nuestro sires, quitándole importancia nos lo permitieron. Fui con el resto a un profundo lugar de los Cárpatos. Allí de espalda a una hoguera y con tres altares de sacrificios permanecía Lugoj. Estaba en forma zulo y algo rojo reluciente descansaba sobre sus extendidas garras. Y aunque temía al fuego, me vi impulsado a acercarme. "Esto gruñó es la sagrada flor de Kupala. La he buscado durante largo tiempo a través de muchos peligros. Al fin lo encontré en un lugar sagrado de los Lupinos. ¿Alguien recuerda lo que dice la leyenda?"

Una voz temblorosa ¿Ruthven? habló desde el fondo de la reunión: "Dice que tiene el poder de atar demonios..." "O, esta noche, ¡liberarlos! finalizó Lugoj Velya y yo hemos estudiado largamente el Vínculo. Con la ayuda de Kupala podremos romper las cadenas de nuestros Antiguos, permaneced con nosotros o id hacia las piras del Dios Crucificado".

Hubo silencio, pero poco a poco una voz tras otra asintieron. Ninguno se sometería a las cadenas de los ancianos. Lugoj se rió y la flor brilló como las estrellas que explotan en la noche. "Primero gritó debemos purgarnos del miedo." Se bañó en la sangre de los humanos y saltó el fuego. Todos le seguimos. Esa noche se promulgó el primer Autoris Ritae y nació el Sabbat. Esa noche nuestros corazones retornaron a nosotros. Se acercó el amanecer, pero no volvimos a las criptas de los antiguos, dormimos en cementerios y cuevas, en el seno de la húmeda madre tierra.

Nuestros sires pronto tuvieron noticias de nuestra ausencia y la guerra comenzó pronto. Tomaron mil formas para asustarnos e invocaron mil maldiciones para acobardarnos, pero habíamos saltado el fuego y no teníamos miedo. Acabamos con sus szlachta. Algunos se sometieron y les permitimos unírsenos, pero para que no nos traicionaran les dimos una mezcla de nuestra sangre.

En otros sitios, otros vampiros siguieron nuestro ejemplo. Los Brujah, siempre dispuestos a la furia se levantaron en el oeste, llamándose Anarcas. Del Este los Assamitas barrieron las filas de los Antiguos europeos. Y en el sur, la maldición surtió efecto: los glotones Lasombra conocieron la Muerte Final a manos de su progenie.

Finalmente, una noche sin luna, con estrellas formando extraños signos y los cometas trazando cifras de mal agüero, acabamos con nuestro progenitor. Sus defensores eran fuertes, pero les vencimos gracias a la sangre que habíamos tomado. Cuando acabamos, estábamos cubiertos hasta los tobillos de carne, sangre y hueso. El poderoso Lugoj desenterró a nuestro Progenitor del Letargo. El Anciano, estaba débil como un niño. Le llevó toda una hora vaciarlo.

El legado del clan fue así reclamado, y el mismo Lugoj entró en Letargo prometiéndonos volver en la Ultima Noche. Cuando hablé la última vez de esto con el viejo Ruthven en NY, se mostró reticente y ansioso, siempre fue un canalla débil.

Los otros Antediluvianos reaccionaron con rapidez a la destrucción de dos de los suyos. Desplegaron a sus peones y siete de los grandes clanes se unieron en la siete veces maldita Camarilla. Imagina. Vampiros, señores de la tierra, formando un fuero con leyes como una compañía mercantil. Pero esta nunca vista alianza se mostró terriblemente efectiva. Muchos Anarcas fueron metidos en cintura y los Assamitas fueron devueltos al desierto con el rabo entre las piernas.

Para nosotros y los Lasombra, rendirse no era una opción. Habíamos cometido en último crimen y además no teníamos estómago para rendirnos a los Tremere. Nos unimos con ellos y los anarcas Malkavian seguidores de Vasantasena. Los lacayos de los ancianos tenían su secta, nosotros tendríamos la nuestra.

Atándonos a través de la Vaulderie, juramos aceptar la Muerte Definitiva antes de entrar mansamente en su redil. Nos refugiamos en los bosques y para despistar a las tropas de la Camarilla arrasamos villas enteras y creamos vampiros. La mayoría murieron, pero los más fuertes se unieron a nuestras filas. Nos desfiguramos y a nuestros esclavos, para fortalecer nuestro coraje nos obligamos a cruzar el fuego una y otra vez. Los aterrorizados campesinos, viendo nuestros Ritae nos llamaron Sabbat, porque creían que éramos un grupo de brujas y demonios divirtiéndose ruidosamente sobre la tierra. La verdad no era muy distinta.

Luchamos duramente, pero en el Renacimiento dejaron de luchar honorablemente llamando a los humanos a la guerra por sus "naciones estado". No temíamos a los humanos, pero sí a sus armas. El que llamó a las armas de fuego "el gran igualador" dijo una gran verdad. Nuestros szlachta cayeron bajo los disparos, yo mismo recuerdo mi primera experiencia con un trabuco.

Ni en nuestra tierra conocimos la paz, porque otra plaga la había contaminado, los Turcos. Los otomanos encontraron más llevadera la luna que la cruz. Entre ellos venían los ghouls Assamitas. No es necesario añadir que en esta época apareció el azote de nuestro clan: el Dragón, autoproclamado Príncipe de la Oscuridad. Vlad Drácula. ¡Que mil demonios asen su negra alma! Y mientras nosotros nos habíamos concentrado en nuestra apoteosis, la Camarilla trabajo con seguridad entre el mundo de los mortales.

Si su Edad Oscura nos trajo nuestro apogeo, su Era de la Iluminación nos trajo la oscuridad. La rastrera lameculos Camarilla potenció su Mascarada, el mejor modo de atraer a nosotros la ira de los rebaños. Los pocos Cainitas que se atrevieron a mostrar con orgullo su linaje, fueron cazados como animales. En el siglo 19 éramos considerados simples mitos supersticiosos. Pero aún controlábamos a nuestros ghouls y a través de ellos a las casas nobles. En nuestras tierras los humanos aún eran nuestros siervos, como era su deber, hasta el año 1850.

Nuestras batallas se hicieron más defensivas porque teníamos que luchar contra la Camarilla y con los pocos antiguos de nuestro clan que no habíamos acertado a destruir. Finalmente, los últimos de nuestro clan se rindieron dejando los Balcanes a su destino, cruzando el Atlántico entre hordas de inmigrantes eslavos. Yo mismo actué de enlace entre el Viejo Mundo y el Nuevo.

Nos fue mejor de lo que nos imaginamos. ¿Qué mejor lugar para nuestra Metamorfosis que una gran colmena? En esos edificios sucios por el humo, habitaban multitudes y no se tenían noticias de la llegada de un inmigrante solitario, o la consecuente desaparición de otros. Después la sangre de los niños medio muertos por trabajar 14 horas nos inducía un cierto letargo agradable y si uno no tenía cuidado, las máquinas siempre podían deshacerse de evidencias indeseables.

En nuestro orgullo desmesurado hicimos un último intento de recuperar nuestras tierras. El Archiduque cayó y también innumerables más en las Ardenas y Verdun (recuerdo los festines en las trincheras llenas de gas). La represalia fue rápida: las últimas marionetas Tzimisce de Rusia fueron destruidas en una revolución inspirada por los Brujah.

En la siguientes décadas la Camarilla volvió a la guerra de guerrillas. En América muchos inocentes fueron colgados acusados de ser anarquistas bolcheviques. Una nueva raza de cazadores de brujas apareció usando la ciencia contra nosotros. Y después el mundo se deleitó con un hombrecito divertido con un divertido mostachito. ¿Quién o qué fue responsable de Der Führer? Nosotros no y olvida las acusaciones Brujah de que fueron los Ventrue. A falta de otras evidencias creo que fue un siervo de su propia locura o bien una broma Malkavian que se les escapó de las manos.

Irónicamente, entre todo aquello, aunque fuimos expulsados de nuestros refugios se encontró la Pax Vampírica. Me refiero a los campos de concentración. Estos Xanadus en la tierra eran una mezcla de refugio y oasis. Las diferencias de clan o secta eran olvidadas. Como un león bebe en el estanque junto al antílope y al ñu, así lo hicimos Ventrue y Tzimisce, Ravnos y Gangrel, Brujah y Nosferatu y el Inconnu, aunque ahora lo nieguen. Yo mismo me cebé en Auschwitz. Que extraño que unas criaturas tan maltratadas tengan aún tanta sangre en su cuerpo. Que irónico que los hornos crematorios sirvieran para ocultar las evidencias de mis comidas con una prestancia y eficiencia igual que cualquier Mascarada. ¡Y que tipos! Mengele, el cerdo pomposo. Separaba a los deformes para manipularlos genéticamente. Yo también manipulé a algunos tras hipnotizarles para que no chillaran. Grandes avances se alcanzaron.

Mi único pesar fue no poder pagar a los nazis con la misma moneda. Ellos que ensuciaron mi tierra con sus botas, mis rebaños con su alambre de espinos y mis oídos con su ignorancia. Personalmente encontré la sangre SS igual de dulce que la de sus prisioneros, y chillaban igual de alto... Pero todo lo bueno se acaba y el Tercer Reich se cayó, las marionetas de los Idealistas Brujah arrollaron mi tierra natal con sus tanques y me vi obligado a buscar climas más apacibles. La tristeza de ver mi tierra violada se alivió en parte al ver que los antiguos de mi clan y los Señores de las Sombras tuvieron que huir ante el avance soviético.

La postguerra fue, para mi mente, un tiempo de consolidación y estancamiento. Pocos Antiguos Tzimisce sobrevivieron a la 2GM y sus consecuencias. Tengo entendido que se han unido en algo que llaman la Liga de Oradea. Bien, tras esta noche la liga tiene un miembro menos. Nuestra secta ha ganado mucho en la era moderna. La ciencia nos ha ayudado y hemos vuelto las armas de la Camarilla contra sus amos. Hemos combinado las viejas artes con la ciencia moderna para producir las armas más virulentas que el mundo ha visto. Ahora somos capaces de crear ghouls especializados a nivel de virus o bacterias. Nuestra Inquisición busca una moratoria en esta investigación, mientras que la Mano Negra está a favor. Yo ayudo a mis hermanos de este modo. La Gehena se acerca rápidamente y debemos asegurarnos que la Pestilencia se cobre su deuda el día del Apocalipsis.

¿SIDA? ¿Estreptococos come carnes? ¡Simples prototipos!, como dicen mis camaradas americanos: Aún no has visto nada. Estoy cansado de escribir. Se acerca el amanecer. Estoy soñoliento. Al atardecer me levantaré y bajaré desde estas alturas y caminaré entre los caminos de los bosques de mi tierra ancestral. Mañana un humano morirá gritando para el placer de su amo. Mañana un vampyr caminará entre su rebaño.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grell Sutcliff
Malkavian
Malkavian
avatar

Secta : Independiente

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Clanbook Tzimisce   Jue Jul 21, 2011 3:25 pm

EL ABRAZO TZIMISCE.

Dado que el clan por completo desprecian la Tradición de la Progenie, son muy selectivos sobre a quien Abrazan. Los Tzimisce no son humanos, no lo desean y buscan Abrazar a alguien que se desvíe de la raza humana: social, mental o emocionalmente.

Los Tzimisce priman la inteligencia y la perspicacia, pero la inteligencia debe ser más una habilidad de percibir las cosas de otro modo que la lógica o resolver problemas. Se parece un poco a lo que buscan los Malkavian, pero los Tzimisce no respetan la locura. Un vegetal catatónico o un psicópata es una manifestación de fragilidad humana, no un principio de proto vampiro. Un Tzimisce debe modelar su locura antes que esta le modifique a él. Ni siquiera la necesidad o conveniencia excusa un Abrazo.

Los Tzimisce, durante los Ritos de Creación, suelen dejar que los Brujah y los Pander animen la carne de cañón. Un Demonio que necesite músculo prefiere construir una docena de ghouls antes que transmitir la preciosa vitae Tzimisce a un ser indigno. Los Sires Tzimisce mantienen una gran cantidad de influencia sobre sus Chiquillos, más de lo que hacen los Sabbat. Aunque no es tan exagerada como la que mantienen los Sires de la Camarilla, los Tzimisce mantienen relación con neonatos, aunque estén en otras manadas. Aunque nunca se hacen responsables de las acciones de sus Chiquillos, un Tzimisce que tiene un neonato que hace algo malo suele perder respeto ante sus compañeros de clan.



MAGIA TZIMISCE.

Muchos Tzimisce son reputados magos, aunque el clan carece de la maestría de los Tremere en las artes mágicas. Los que practican la magia son conocidos como koldun e inspiran respeto en sus camaradas. Las Sendas que comúnmente practican son las de El Encanto de las Llamas, Taumaturgia Espiritual, Senda de Conjuración y Dominio Elemental. Extrañamente pocos practican la Senda de la Corrupción, prefieren conseguir los mismos objetivos con alquimia o Vínculos.

Las prácticas mágicas Tzimisces difieren de las de sus rivales Tremere. Enfatizan lo espiritual y reverencial como oposición al oculto pragmatismo Tremere. Cantos, letanías y pompa acompañan a todos los rituales Tzimisce. Algunos grupos, incluidos magos, Tremere, Lasombra y la Inquisición del Sabbat estarían muy interesados en obtener información sobre la magia específica Tzimisce.



JERARQUÍA DEL CLAN.

A primera vista, los Tzimisce parecen un clan quebrado, individualista, reflejando la secta anárquica que fundaron. Esto es erróneo. A pesar de la falta de una estructura formal, están estrechamente unidos. El respeto por la secta y su herencia impregna al clan, los caprichos de la Vicisitud mantienen un grado de autoexpresión individual dentro de la estructura común. Además, muchos de sus miembros están unidos por Vinculums. La pequeña jerarquía que existe entre los Tzimisce del Sabbat está basado sólidamente en el poder.

Los que han despertado su forma zulo, tienen, al menos, un nivel de Taumaturgia y han demostrado sabiduría y lealtad a la secta y al clan son llamados zhupans. Son respetados por sus conocimientos y poder y suelen "sugerir" métodos de acción a los Tzimisce menores. Estos no están obligados a atender a esa "sugerencia", pero ignorarla es considerado grosero y conlleva, como mínimo, una reprimenda por parte del zhupan.

El cabecilla del clan es llamado Vaivoda. Aunque el título no tiene peso específico en el Sabbat, en la práctica tiene el mismo estatus que un cardenal. Es más un título religioso. El Vaivoda es el que decreta los Autorictas y Ignoblis Ritae del clan y supervisa las sagradas noches del clan. El Vaivoda es siempre un maestro en Vicisitud y Taumaturgia, maestro en su Senda de Iluminación y extremadamente sabio. El único símbolo que le representa es una capa hecha con la piel de al menos 3 Tremere que el mismo mató en combate personal. Las luchas por la posición nunca ocurren; si lo hicieran, los luchadores toman la forma zulo y entran en una Monomancia física y mágica cuyo único fin es la muerte o la sumisión.


El Viejo Clan.

La mayoría de los antiguos del clan murieron cuando el clan se unió al Sabbat, pero unos pocos escaparon. A salvo en sus refugios de los ataques del Sabbat, llevan existiendo siglos. Algunos se refieren a ellos como el "Viejo Clan", aunque es un nombre falso.

Estos blanquecinos vampiros tienen poco uso para la secta o el clan, ellos recuerdan las antiguas noches cuando un vampiro era dueño de sí mismo y otro vampiro era un enemigo potencial. La sociedad del Viejo Clan está estructurada en nidadas de un Sire y uno, o más, Chiquillos vinculados. Esos chiquillos cumplen el rol de amantes, amigos, familia, guardaespaldas y sirvientes.

La maestría de los Tzimisce en el Vínculo permite que los Sires afinen las emociones de sus Chiquillos a su gusto haciendo que un amante quiera cumplir todos los deseos del Sire, que el guardia sea Vinculado para la lealtad... o cualquier cosa que quiera "programarles". Los del Viejo Clan raramente se reúnen.

Los otros Tzimisce son, si cabe, menos dignos de confianza que otros vampiros. En verdad, muchos del Viejo Clan gastan su tiempo recordando los siglos pasados y el desprecio de sus hijos en vez de preocuparse de la muy real amenaza del Sabbat. Esto no quiere decir que hayan olvidado a su progenie traidora. De hecho algunos repudian a los jóvenes por completo, diciendo que no son vampiros sino los nidos de carne de unos parásitos llamados "Comealmas". Esta distinción se basa en la posesión de la Vicisitud, aunque se ha comprobado que algunos antiguos Tzimisces que no son del Sabbat tienen Vicisitud desde hace siglos.

Algunos Sabbat murmuran que unos pocos Chiquillos de los del Viejo Clan han sido hechos inmunes al Vinculum por sus Sires y han sido enviados para infiltrarse en la secta y echarla abajo. El clan se mofa públicamente de estos rumores, pero algunos Sabbat de alto rango han expresado en privado hallarse inquietos ante tal posibilidad.


Los Tzimisces de la Madre Patria.

El clan tiene un rico legado. Ahora se encuentra en EEUU en su mayoría, pero proviene de la Europa Oriental. Pocos permanecen allí, pero son extremadamente ancianos, y tienen gran poder, mortal y no-muerto. Sólo temen al cambio. Son claramente ricos e, incluso con la guerra y otras perturbaciones en el mundo mortal, los asuntos mortales rara vez les afectan.

La mayoría tienen por lo menos uno o dos sirvientes humanos que se ocupan de sus asuntos, pero algunos tienen docenas. La mayoría habita en los mismos castillos que han habitado durante siglos, además de ser los propietarios de los terrenos colindantes. Rara vez Abrazan. Temen a casi todos los vampiros jóvenes debido a la traición que sufrieron de sus propios jóvenes hace siglos.

Un pequeño grupo de ellos han formado una alianza llamada Sociedad de Oradea. Si uno de los 12 miembros es atacado por otros vampiros, los demás de la sociedad están obligados a acudir en su ayuda. Esto ha sido suficiente para ahuyentar a los enemigos más sabios del clan Tzimisce. Otros del “Viejo Clan”, como llaman los Sabbat a los Tzimisce que no se pasaron al Sabbat, son del Inconnu. Se sabe que algunos han viajado al extranjero, pero es poco frecuente. El “Viejo Clan” no tiene ningún tipo de plan de desatar la guerra contra los jóvenes de su clan, ya que se jugarían demasiado. Sin embargo, rara vez dejan pasar la ocasión de dar muerte a un Tzimisce del Sabbat en tanto que el peligro no sea demasiado grande. Saben muy poco del Sabbat, aparte del hecho de que es una secta de vampiros fundada por los traidores de su propio clan.


Generación X.

Aunque los Tzimisce escogen a sus neonatos con cuidado, algunos se escapan a los estándares del clan. Una selección experimental puede producir una progenie indeseada; los soldados carne de cañón creados durante un asedio pueden sobrevivir; un supuestamente perfecto candidato puede mostrarse defectuoso durante los Ritos de Creación.

Los Tzimisce hacen pocos Caitiff, admitir un error es amargo. Algunos "indeseables" son inducidos en el clan, de muy mala gana. El resto los tratan como ciudadanos de segunda clase, mejores que humanos o ghouls, pero no Tzimisce del todo y que sólo viven por la gracia del clan.

Naturalmente el sujeto que recibe el desprecio no le gusta. Estos, en vez de renegar del clan se reúnen entre ellos. En el proceso crean su propia subcultura. Muchos "indeseables" retienen su Humanidad en vez de abrazar una Senda de Iluminación. Después de que todos los vampiros son unos bastardos, una filosofía de "supremacía vampírica" es difícil de tragar. Estos Tzimisce desafían abiertamente a sus antiguos e interaccionan con los mortales. Algunos mantienen una visión utópica similar a los de los Idealistas Brujah de que vampiros y mortales pueden coexistir armoniosamente. A través del uso de la Vicisitud, mantienen, el mundo y todo en él, puede ser literalmente reformado en un paraíso carnal.



LAS GRANDES NOCHES IMPÍAS.

Ciertas noches son sagradas o importantes para el clan. La más notable es la noche del 24 de Junio, conocido en el folklore eslavo como la noche de Kupala. En esta noche, se dice que los Tzimisce fundadores del Sabbat encontraron la legendaria flor que les permitió romper el Vínculo.

En esa noche, el Vaivoda llama al clan a un sitio predeterminado y se lleva a cabo un salvaje y terrible Ritus. Torrentes de sangre de centenares de sacrificios y los Tzimisce tomando cien formas alrededor de grandes hogueras. Las acusaciones de la Inquisición del Sabbat de que en esta noche se invocan y atan demonios son vehementemente denegadas por el clan.

El clan también mantiene una reunión anual, generalmente en el atardecer del equinoccio de otoño. Esta fecha simboliza el paso del verano al invierno y la transición entre la mortalidad y el vampirismo. Esta reunión sirve más con una función secular que religiosa. En ella, los Tzimisce demuestran sus avances en las búsquedas del clan y maduran planes para las Partidas de Guerra de Halloween y los asedios. Los más grandes planes militares del clan se llevan a cabo, al menos en Norte América, en Halloween. En esa noche, cuando todos los mortales se disfrazan de la forma más grotesca y fantástica, incluso los más deformes szlachta pueden andar por la calle. Un grupo entero de Sabbat y sus ghouls pueden unirse en una ciudad sin que los mortales y la Camarilla vean nada anormal.


HORRIBLES POSTULACIONES DE UN VAMPYR TEMIBLE.

Desde el principio, los Tzimisce han sido un clan de estudiosos. Así como los Ventrue o Lasombra han liderado a los Vástagos y los Toreador han creado diversiones para hacer la no vida más llevadera, los Tzimisce han buscado respuestas a los enigmas fundamentales de la existencia vampírica, por eso los Tzimisce son, entre los Cainitas, los mejores científicos, alquimistas, historiadores y metafísicos.

Pero no se contentan con sentarse a pensar. Son más experimentadores que filósofos y el mundo, en particular el mortal, es su laboratorio. Para purificar sus pensamientos y separarlos de la subjetividad humana, han fundado varias Sendas de Iluminación del Sabbat. También varios Auctoritas e Ignoblis Ritae. Estas creencias y rituales sirven a distintos propósitos: engendrar solidaridad entre los vampiros, proveer nuevos hábitos que sustituyan a los humanos y fomentar un entendimiento de lo que significa ser vampiro.

Algunos Lasombra susurran que quizás los gestos y palabras de los Ritae sirven para otras funciones más siniestras: adorar a seres prohibidos, por ejemplo, o distraer de los verdaderos objetivos del clan. Los Tzimisce, por supuesto, rechazan esas alegaciones. Algunas creencias del clan se han sumido en la maquinaria del Sabbat, pero otras permanecen únicas para el clan.


Metamorfosistas.

Muchos adoptan este concepto. Creen que la humanidad es la precursión del vampirismo y que el ser vampiro es un preludio a otro estado de existencia. Los Tzimisce, a través de la Vicisitud tienen la capacidad de superar las limitaciones innatas y convertirse en cuasidivino, lo único que hay que encontrar son los medios.

Muchos Metamorfosistas poseen una inclinación científica, buscando la iluminación a través de una serie de experimentos sobre humanos y vampiros. Trabajando con la vida, pueden comprender la no vida; investigando la no-vida comprenderán lo suficiente como para trascender al siguiente estado. Los aliados magos de los Metamorfosistas remarcan su parecido entre estos y su visión de la Ascensión.

Algunos magos han teorizado sobre que el Antediluviano Tzimisce era un mago que fue Abrazado y que su progenie continúa instintivamente la búsqueda de la Ascensión, aunque por unos caminos adulterados.


Neofeudalistas.

Este movimiento atrae a los más viejos y conservadores del clan. Recordando los días en los que dominaban la Europa del Este, desean subyugar a la raza humana y reestablecer sus dominios. Desde su punto de vista, los vampiros deben gobernar abiertamente, apoyados por los ghouls y Aparecidos y en la base de la pirámide, los humanos.

Ven la disolución de la URSS, Yugoslavia y Checoslovaquia, como una clara llamada de que el clan debe reconquistar sus tierras ancestrales. Algunos mantienen grandes estados en zonas desoladas, participando en las actividades de la secta sólo cuando están obligados. Ejércitos privados de szlachta, Aparecidos y Chiquillos patrullan por sus tierras. En estos estados, los bosques preservan a los ghouls alterados por la Vicisitud que sirven para ser cazados por su amo y sus sabuesos infernales. Otros Sabbat cuestionan la lealtad de este grupo a la secta. La confianza en la soledad de los Neofeudalistas en oposición a las manadas, disturba a los Lealistas. Aunque presentan a sus Chiquillos para la Vaulderie, algunos dicen que después en secreto rompen el Vinculum y lo sustituyen por Vínculos privados.


Reclamacionistas.

Incluso los otros Tzimisce temen a los fanáticos de este credo. Llevando los dogmas de esta Senda de Caín un paso más allá, buscando la apoteosis del modo más directo posible. Mantienen que a través de la diablerie, los vampiros pueden gobernar su propia evolución, avanzando al siguiente estado de ser en menos tiempo al beber sangre de un vampiro más poderoso. Ven la diablerie, no sólo como un placer, sino como un deber para con la especie, así "reclaman" el legado de Caín de los vampiros indignos de poseerlo.

Devoran ávidamente a todos los demás vampiros, a los menores (para usar su vitæ), a los iguales (porque son una amenaza) y a los superiores (para aumentar el propio potencial). Incluso los otros Reclamacionistas valen. Raramente se relacionan, pero todos entienden que al final sólo debe quedar uno, el último superviviente de la Yihad, que encontrará y se beberá al mismo Caín. Este nuevo semidios podrá repoblar la estéril tierra de acuerdo con los mandamientos de la sabiduría Reclamacionista y sus caprichos. Ellos prefieren beber sangre vampírica exclusivamente, así van en las vanguardias de las Partidas de Guerra y proponen con insistencia el genocidio humano (al matar el alimento de los vampiros, tendrán que beberse unos a otros). Raramente Abrazan a alguien, pasan la mayor parte del tiempo en forma zulo y los otros Tzimisce les consideran fríos y monstruosos.


Diversificadores.

La secta subersiva de los Diversificadores mantiene que todos los vampiros descienden de un único Antediluviano y que están corrompidos por los pecados de él. Sólo apartándose de ese árbol genealógico, puede uno librarse de las cuerdas del Antediluviano. Por esto, raramente fraternizan con otros vampiros salvo con sus propios compañeros de clan, Lasombra y Caitiff.

El resto son peones del Antediluviano. Exhortan a sus hermanos del Sabbat que desarrollen nuevas formas de autoexpresión (poderes, Disciplinas, líneas de sangre), porque sólo de este modo irán más allá del autodestructivo estado de ceguera que Caín les impuso. Son los más activos de los investigadores Tzimisce. Los más poderosos a veces muestras nuevas Disciplinas extrañas de su invención. Son los responsables de algunas líneas de sangre únicas en el Sabbat, como los Hermanos de Sangre. Tales investigaciones normalmente requieren ingredientes exóticos y sujetos.


Exsanguinistas.

Una bizarra variación de los Metamorfosistas, proselitiza que la sangre, lejos de ser la "vida", es la prisión que encadena a los vampiros en este estado menor de ser. Dicen que los vampiros se han divorciado de las primitivas reacciones biológicas que gobiernan los ciclos de la vida de todas las otras criaturas.

Purgándose a sí mismos de la necesidad de vitae pueden alcanzar un estado puro de existencia auto conducida. Los devotos de este culto practican Ritae esotéricos combinados con la meditación y la anorexia. Muchos de ellos suelen alejarse de la vida típica Sabbat, manteniéndose siempre ocupados para olvidar lo hambrientos que están. Tristemente, ninguno ha conseguido trascender y otros Tzimisce pueden encontrarlos esporádicamente en unos "divertidos" y espasmódicos Frenesíes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grell Sutcliff
Malkavian
Malkavian
avatar

Secta : Independiente

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Clanbook Tzimisce   Jue Jul 21, 2011 3:26 pm

EL CUERPO ECLÉCTICO.

La actitud del clan hacia la humanidad se manifiesta en su actitud hacia la forma humana. Rutinariamente se alteran sus cuerpos de acuerdo con los deseos y necesidades, ocasionalmente, independientemente de los deseos del vampiro, el cuerpo se altera espontáneamente. Después de décadas, pocos recuerdan su aspecto original en vida. Muchos Tzimisce del Sabbat, particularmente jóvenes, sienten placer en deformarse en una variedad de formas inhumanas. Cráneos alargados, dedos estirados, etc son mostrados por Tzimisce deseosos de demostrar su extraña superioridad.

Los rumores de los "Comealmas" controlando estos procesos son consideradas historias lanzadas por los enemigos del clan para debilitarlo. Los jóvenes han ritualizado estas deformaciones autoinducidas. Tatuajes, cicatrices, cuernos, bultos y similares demuestran la afilación a una manada, lealtad a una facción, vampiros de la Camarilla asesinados, Tremere exterminados, etc... en un código extraño, incomprensible para los ancianos Tzimisce y los enemigos de la Camarilla. Más aún, suele concederse estatus dentro del clan basándose en la habilidad para asumir una específica forma inhumana. Esta forma es asumida cuando van a la guerra. En esta forma se aumentan enormemente los atributos físicos, casi como los de un Lupino en Crinos. Muchos otros Sabbat se refieren a esto como Forma Horrenda, los Tzimisce lo llaman zulo.



OPINIONES TZIMISCE SOBRE EL MUNDO DE LAS TINIEBLAS.

Brujah. Hablé con uno hace dos noches. ¡Cómo fanfarroneaba de su valiente corazón!¡Cómo desahogaba su resentimiento! Levantando el puño. Rápidamente me irritó con sus bravuconadas así que arranqué su corazón, uní su bazo con su culo, retorcí su columna como una pajarita de papel y uní su puño a su boca. Demasiado para el clan Brujah.

Gangrel. Al menos no están tan estancados como los otros de nuestra especie. En vez de querer trascender han vuelto al estado bestial. Ayúdalos en su maldición cuando te convenga. En pocos siglos un escarabajo pelotero puede convertirse en un buen Gangrel.

Malkavian. El proceso cerebral de un Malkavian es fascinante y potencialmente útil. Es interesante apuntar que el cerebro de los Malkavian son diferentes de los de los demás vampiros. Una vez vi sobrevivir el lóbulo frontal de uno de ellos en un tanque de formol durante 23 minutos tras extraerlo del cuerpo. Quizás tenga que ver con su charlatanería sobre la disociación cuerpo/mente.

Nosferatu. Todos estos siglos y siguen obsesionados con ese frívolo handicap que les infligimos en el amanecer de los tiempos. Los más bajos de nuestro clan pueden mejorarlos con mover un poco los dedos. Y quitarlo definitivamente, en las noches finales, a cambio de su lealtad sin fin. Templados por eones de dureza y persecución, ¡qué soldados haríamos!

Toreador. Los hijos de la noche ¿qué música hacen? ¿Y qué uso tienen sus poemas y pinturas? Su jactancioso "talento" es el palo con el que remueven su estupidez. Caín habría pensado dos veces antes de darles el don de la eternidad si supiera que iban a gastarlo en una masturbación narcisista.

Tremere. Presuntuosas larvas humanas. Extírpales de sus capillas, desóllalos y muéstralos como las garrapatas que son.

Ventrue. Por fin, un clan digno de ser llamado enemigo. Aunque son unos pobres incautos de los Antediluvianos, respeto su dignidad y pose. El último con el que jugué se tomo cuatro noches para gritar y doce para morir. Admirable verdaderamente.

Caitiff. Es mejor tratarlos con respeto ya que hacerlo refuerza los prejuicios contra ellos. Así cuando tomes a uno para un experimento los demás no se pondrán pesados.

Pander. Criaturas inferiores. Desafían el orden establecido en nuestra secta. Eso no está muy mal, siempre que no se nos escapen de las manos.

Assamitas. Estos chacales otomanos son maestros en el arte de matar. Si se tomaran la misma molestia con el resto de la existencia, serían realmente peligrosos. Mientras sigan así, son herramientas, útiles, pero predecibles.

Giovanni. Otra línea bastarda, pero más formidable. Los Tremere son perversos y carroñeros, mientras que estos son el producto de un impío y deliberado desove. Y sus poderes... Si yo pudiera llamar a un alma de vuelta a su arruinado cuerpo una y otra vez para 1001 noches de placer... Si, hay mucho que aprender de estos híbridos.

Ravnos. Sabandijas irritantes que no respetan la privacidad de los demás. Cuando te molesten, recuérdales una verdad muy simple, que es muy difícil robar cuando no se tienen dedos.

Setitas. Hábil, hábil clan. Autoconscientemente malvados. Cayendo más y más bajo. Nosotros creemos que la maldad es un juguete, no una pira donde autoinmolarse.

Serpientes de la Luz. De todas maneras son Setitas. Sólo quieren que creamos que son leales.

Antitribu Assamita. Es mejor que luchen a nuestro lado que contra nosotros.

Antitribu Brujah. Representan la imagen del Sabbat. Demasiado desordenados para conseguir nada como clan.

Antitribu Gangrel. Disfrutan de la libertad por la que luchamos y no podemos reprochárselo. A veces pueden ser difíciles de controlar.

Antitribu Malkavian. Aumentan nuestro número y provocan miedo en muchos. Son hijos de Caín. Tienen tanto derecho a salvar nuestra raza como el siguiente vampiro.

Antitribu Nosferatu. Son los espías más hábiles que tenemos.

Antitribu Ravnos. Uno nunca sabe como se lleva con un Ravnos, aunque ese Ravnos sea del Sabbat.

Antitribu Toreador. Sicofantes de los Lasombra. No consiguen nada y más convendría exterminarlos.

Antitribu Tremere. Comparten nuestro interés por las artes mágicas. Si bien superiores a nosotros en su práctica, son inferiores en convicciones. Les agrada ser perros falderos de los Lasombra.

Antitribu Ventrue. Algunos de los vampiros más interesantes son de este clan. Prosperan gracias a la anarquía total que proporciona el Sabbat.

Lasombra. No son más que sombras vacías que revolotean alrededor de lo que han construido. Permíteles dirigir nuestros juegos de sombras, pero si es necesario, no dudes en retirar la cortina y disípalos con la luz de la realidad.

Inconnu. Las faros de guía de los Antediluvianos. Si descubres uno, no escatimes en esfuerzos para destruirlo, pero ten cuidado con el que maneja las cuerdas que lo mueven.

Camarilla. Tan transparentemente ridículos que me espantan. Esta secta es o una pantalla de los Antediluvianos o una intrincada caja china que va más allá de nuestra capacidad de descerrajar. Pantalla, caja, no importa. Sólo necesitamos encontrar la herramienta adecuada, un cuchillo para desmenuzarlos o un martillo para machacarlos.

Sabbat. En todo experimento hay grupos de control y grupos de test. La Camarilla y el Inconnu son nuestros grupos de control; el Sabbat es nuestro grupo de test.

Mano Negra. Son poderosos, y sabiamente, nuestros enemigos les temen. Pero su eterno estoicismo y su incuestionable lealtad me preocupa. Estaría más tranquilo si intentaran traicionarnos o usurparnos, al menos, ocasionalmente. Estoy seguro que planean algo verdaderamente malvado.

Lupinos. Brutales, bestias bárbaras que pierden su tiempo ladrando a la luna y quitándose los parásitos en vez de explorar las posibilidades inherentes de sus asombrosa multiplicidad de formas. Pero, a pesar de que puedo aceptar, e incluso apreciar, el hecho de que nos odien mortalmente, prefiero que simplemente lo hicieran porque les gusta matar en vez de perfumarlo con bazofia de derechos y autojustificación. Su letanía sobre "defender a los humanos de las depredadores vampiros" es tan hipócrita como nauseabunda. Recuerdo a más de un Señor de las Sombras con la piel sospechosamente suave durante un durísimo invierno balcánico.

Magos. Algunos dicen que nuestro fundador fue un Despertado. En todo evento, nos unimos con ellos en nuestro desprecio común por los Tremere. Tenemos largas alianzas con algunas de sus órdenes, alianzas que mantenemos clandestinamente. Esos tratos nos han traído prosperidad al clan, ya que ellos poseen un poder formidable y sutil. La orden conocida como "Progenitores" son intrigantes. Podríamos aprender mucho de ellos. Pero nada de esto nos detendrá de beberlos y desecarlos cuando su utilidad haya finalizado.

Faéricos. Hay poderes en el mundo más antiguos que nosotros. El ocaso celta y la trapería Victoriana oculta una espantosa realidad. Después de todo los humanos aparentemente son capaces de vivir con el horror de vampiros merodeando y rabiosos hombres lobo, por que las leyendas nos retratan en todo nuestro oscuro esplendor. ¿Qué atrocidades habrán cometido para forzar a los mortales a ocultarles tras alegres duendecillos y haditas bondadosas antes que aceptar la realidad?

Golconda. No aspiramos a una salvación mortal. En cambio transubtanciaremos a través de los cuerpos y sangre de los mortales

La Tradición de la Mascarada.No puedo imaginar una estructura más odiosa. ¿Te escondes de una cucaracha cuando entra en tu casa, dejas que un insecto manosee todas tus posesiones?. No, ¡lo aplastas! Mi Sire me habló de los antiguos días, cuando nuestro clan caminaba por la noche como dioses y tomaban lo que querían de los humanos. Me dijo como contemplaba desde sus almenas el valle, alcanzando a ver a toda la plebe, con pálidas antorchas iluminando las villas. Y sabía que los hombres deliberaban cual de sus siete hijos darían en tributo al Señor para no sufrir su ira ellos mismos. ¿Y sugieres que yo, su Vástago, cambie mi descaro por miedo a este rebaño? Deja que vengan los Inquisidores, prefiero arder hasta ser cenizas que rechazar mi derecho sobre la muerte. Por esta razón, y no otra, no descansaré hasta clavar mis garras en el cuello de la Camarilla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grell Sutcliff
Malkavian
Malkavian
avatar

Secta : Independiente

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Clanbook Tzimisce   Jue Jul 21, 2011 3:27 pm

TÉCNICAS DE TORTURA TZIMISCE.

Es un hecho desagradable que gran parte de la cultura Tzimisce revoloteara alrededor de los modos de herir a otros seres. Muchos prefieren ignorar este aspecto del clan. No son llamados Demonios sin motivo, y el Narrador que quiera retratar la maldad del clan, particularmente desde el punto de vista de la Camarilla, debe tenerlo muy en cuenta.

La preparación psicológica es vital para una sesión de tortura. Las Disciplinas del clan son adecuadísimas para esto. La Vicisitud permite al torturador asumir la forma adecuada: algo deseable para la víctima o algo que le horrorice. El Auspex permite descubrir los temores de la víctima y las áreas del cuerpo más sensitivas. Además la Vicisitud permite convertir el propio cuerpo en las herramientas apropiadas, o bien deformando el cuerpo de la víctima, nada desconcierta más que ver los huesos salir a través de la piel en formas imposibles. El Animalismo puede ser utilizado para convocar a criaturas nocivas.

Por supuesto la tortura física tiene sus límites, especialmente con vampiros que pueden regenerar sus heridas. ¿Cómo amenazar a un Nosferatu con la desfiguración? Además a veces los humanos son sorprendentemente resistentes. Desafortunadamente para tales víctimas, los Tzimisce también son maestros en torturas psicológicas. Siglos de no vida les han dado a los Tzimisce un extraño grado de percepción psicológica. Además, su control sobre los Vínculos les proporciona gran variedad de modos de torturar. Dos vampiros pueden ser forzosamente autovinculados y uno de ellos desfigurado cuidadosamente ante el otro. También uno puede ser desvinculado y Vinculado al torturador que le obligará a dañar al otro. Algunos Tzimisce evitan actualmente los métodos sobrenaturales de tortura, considerándolos estéril.


TZIMISCE Y EL VÍNCULO DE SANGRE.

De acuerdo con la leyenda el Antediluviano Tzimisce fue el primero en descubrir el Vínculo y es un hecho que fueron los primeros en romperlo. En cualquier evento son los más adeptos a la creación, mantenimiento y disolución de los Vínculos.

Muchos Vínculos crean algo más fuerte que un sentimiento nebuloso por parte del Esclavo. Los Tzimisce han descubierto rituales y técnicas alquímicas que incrementan el control de los Vínculos. Pueden evocar emociones específicas, como amor, codicia, lealtad y otras menos positivas, como terror. También han creado Vínculos con otros seres que no son vampiros. Algunos vampiros de la Camarilla comentan que los Tzimisce más poderosos han creado Vínculos que no se activan hasta un determinado momento (una frase, un gesto, una condición...). Estos mismos vampiros dicen que estos Vínculos, combinados con Dominación pueden olvidarse, lo que crea bombas ambulantes que pueden explotar en ciudades de la Camarilla en el peor modo del Sabbat. Muchos Justicar dicen que estos rumores son paranoias anarcas.


HORRIBLES PREDILECCIONES DE UN VAMPYR TEMIBLE.

Uno de los rasgos Tzimisce más notorio es su atracción por el dolor. Mientras que otros vampiros cometen actos de crueldad por el hambre, odio o simple sadismo, la obsesión Tzimisce es más una necesidad que un deseo.

Frecuentemente estudian y practican los artes de la tortura y algunos son torturadores a tiempo completo. En este rol son muy temidos, por eso se les ha dado el mote de "Demonios". Los Tzimisce difieren, dicen, de los Toreador Antitribu en su acercamiento a la tortura. Se ven más como científicos que como artistas, sus técnicas además de divertirles tienen un fin. Sólo con un estudio meticuloso del dolor, físico, mental y emocional, pueden descubrir sus límites y superar a los Antediluvianos en el Gehena.

Así, muchas de sus torturas son en realidad experimentos, con hipótesis, condiciones específicas y propósitos, aunque parezcan ilógicos para mortales y no muertos. Un aspecto menos conocido es su inclinación por el masoquismo. Rutinariamente se someten a abusos, si no mayores, al menos iguales que a los de sus víctimas. Sólo conociendo sus capacidades y limitaciones pueden superar su forma vampírica. Algunos se han pasado semanas o meses en artefactos infernales creados por si mismos.



SERVIDORES DE LOS TZIMISCE.

Aunque ellos mismos son criaturas formidables, sus servidores son quizás los más temidos por sus enemigos. Con la Vicisitud desfiguran a sus creaciones en máquinas de guerra de pesadilla y a través de su Vínculo de Sangre se aseguran su lealtad.


Aparecidos.

Han creado especies que les autoreplican, seres ghoulescos. Estas criaturas que no son humanos, ni ghoul, ni vampiros son conocidos como Aparecidos. Sus poderes se han convertido en hereditarios y existen varias familias con sus características distintivas.

Aunque hubo muchas más, han sido exterminadas y ahora quedan solo cuatro: Obertus, Zantosa, Grimaldi y Bratovitch. Todas son leales al clan, pero este es el único denominador común entre ellos. Actualmente están obsoletos ya que su utilidad como espías es limitada ya que con el tiempo se han hecho tan extraños que no pueden interactuar con los humanos. Es mejor usar un neonato para eso en los tiempos que corren. Muchos Lasombra y Assamitas antitribu claman por la erradicación de los Aparecidos. Pero los Aparecidos aún pueden proporcionar para Sabbat que huyen de Arcontes o Lupinos. Como otros ghouls, son diurnos. Como tienen posibilidad de reproducirse el clan ha creado distintas clases de Aparecidos con específicos rasgos hereditarios. Algunos Neonatos Tzimisce fueron primero Aparecidos.


Ghouls.

Los Sabbat por entero rechazan a los ghouls, pero los Tzimisce son una excepción. El clan hace un uso extenso de ellos, reformándolos para sus funciones. La creatividad en este campo es tan asombrosa como terrible. Algunos son reformados para cumplir funciones decorativas (cortinas de piel viva, muros de músculo...).

La existencia de un ghoul Tzimisce está lejos de ser fácil, incluso un ghoul que no necesita ser deformado lo es para satisfacer el deseo del vampiro o la curiosidad. Excesivamente crueles castigos esperan al que cometa el más mínimo error. Los Tzimisce raramente sienten o demuestran afecto por sus ghouls. También es raro que tengan que llamarlos, suelen estar esperando para cumplir sus deseos. Una práctica común es desfigurarles toda la cara y prometer restaurar un rasgo por cada década de servicio perfecto. Un servicio perfecto es difícil de dar así que están condenados a existir como monstruos.

Algunos pocos ghouls han escapado. Horriblemente deformados, son cazados por el Sabbat, ya que les es imposible volver con los humanos. Normalmente suelen habitar lugares abandonados y son depredadores monstruosos.


Ghouls guardianes (Szlachta).

Algunos ghouls son usados como soldados, guardaespaldas y centinelas. Los llaman szlachta o gente acomodada, por el mejor trato que reciben sobre otros ghouls, pero nunca como a un vampiro. Pueden ser humanos o animales. Son guerreros, y el clan usa la Vicisitud para fortalecerles. Los huesos son hechos espinas o placas, la piel y la grasa son quitados de un sitio y puesto en otro más adecuado y la cara deformada en una máscara horrorosa para intimidar.

Un Tzimisce, tomando lecciones de Vlad Tepes, creo a un szlachta con dos personas pegadas por la espalda, controlando 360 grados e incapaces de retirarse. Algunos son usados como exploradores, hipertrofiándolos o alterando sus órganos sensoriales. Estos experimentos tienen éxitos pocas veces lo que ha dejado a varios szlachta enfermos o permanentemente tullidos.


Ghouls de guerra (Vozhd).

El último y más raro de los ghoul es el vozdh o el ghoul de guerra. Estas aborrecibles criaturas son generalmente usadas para asedios en puestos avanzados enemigos. Actualmente son creados de 15 o más ghouls individuales (humanos, animales o ambos). Son obligados a beber unos de otros en una Vaulderiesca ceremonia. Después un equipo de Tzimisce (y ocasionalmente algún Tremere antitribu) emplean Vicisitud y Taumaturgia para crear una entidad enorme (algunos ambiciosos han creado ghouls del tamaño de dinosaurios) con múltiples órganos y extremidades, capaz de crear un torbellino de destrucción. El cartílago, tejido y hueso excedente es moldeado para hacer caparazones, espinas, garras, colmillos y mandíbulas. El proceso enloquece inevitablemente al vozhd, para evitarlo en parte es lobotomizado vía Vicisitud (lo que le hace inmune a la Presencia, Dominación y Animalismo). El final es el equivalente biológico de un tanque: inmenso, tonto, lento, pero devastador.

El ritual vincula al vozhd a su creador, que es el único que le puede dar órdenes, aunque no suelen comprender órdenes de más de dos o tres palabras. Antes de la batalla suelen ser matados de hambre y cuando es la hora son puestos en dirección a los crujientes Vástagos de la Camarilla. Es raro verlos en la actualidad. Crear uno lleva mucho tiempo, material y trabajo y el resultado no siempre es digno del esfuerzo sobre todo en tiempos de los cohetes LAW.

Además a veces son tan peligrosos para sus creadores como para sus enemigos. El tamaño y ferocidad del monstruo actúa en detrimento del Sabbat: pocas cosas pueden convencer a lo antiguos de la Camarilla, Anarcas, Inconnu y los clanes neutrales de unirse contra un enemigo común, pero un desenfrenado vozhd es una de ellas. Por otro lado, pocas cosas pueden convencer a los ancianos de la Camarilla, Anarcas, Inconnu y clanes neutrales de rendirse al Sabbat cuando ven al Príncipe de la ciudad hecho pedazos a manos de un vozhd.



ENTRA BAJO TU PROPIA RESPONSABILIDAD.

Los Tzimisce, incluso los más salvajes, tienden a pasar periodos de soledad contemplativa. Su innata territorialidad se manifiesta como una extraordinaria sensitividad con lo que le rodea. Algo en lo más profundo de su psique demanda privacidad y espacio personal. Por eso mantienen sus refugios con especial cuidado.

Muchos vampiros, sabedores de la inclinación Tzimisce por la tortura, se los imaginan como vastos mataderos donde las paredes chorrean la sangre de inocentes y en los corredores reverberan los gritos de los emparedados. Esto es raro, al menos en el refugio principal. Un ambiente de muerte y dolor es placentero, pero no permite descansar.

Los Tzimisce se refieren a su refugio principal como presbiterio, eso si grande y opulento. Aquí es donde mantiene sus recuerdos de mortal y de su no vida. Decoran sus mansiones reflejando su actitud hacia la no vida. Suelen dormir en ataúdes, para separarse claramente del mundo de los mortales. Para engañar su debilidad de clan, muchos mantienen varios refugios y en ellos tienen la tierra y otras cosas necesarias para dormir. Son usados cuando sospechan que su refugio principal va a ser atacado.

En estos refugios secundarios es donde suele torturar a sus víctimas, permitiéndole mantener la serenidad en su principal morada. Son extremadamente sensitivos sobre a quien admitir en sus refugios. Nadie puede entrar sin el expreso permiso del vampiro, que generalmente es extendido como una elaborada invitación formal (irónicamente esto dio la base para las 2ª y 5ª Tradición de la Camarilla). También ellos son reacios a entrar en otros refugios si no se les da permiso, lo que ha permitido a veces, descubrir a espías del Sabbat.

Algunos Tzimisce modernos, habiendo crecido inmersos en la ciencia ficción y el horror usan víctimas y Vicisitud para crear mansiones cuasi orgánicas. Muros que respiran, corredores con venas que laten, puertas con membranas viscosas y bajo relieves ghoul.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Grell Sutcliff
Malkavian
Malkavian
avatar

Secta : Independiente

Mensajes : 40

MensajeTema: Re: Clanbook Tzimisce   Jue Jul 21, 2011 3:28 pm

LOS DEMONIOS MÁS INFAMES.


Vlad Tepes.

En vida fue un tirano señor de la guerra y en muerte su poder y notoriedad sobrepasa la de vampiros 10 veces más antiguos. Los Tzimisce tienen sentimientos mezclados hacia el. Algunos susurran que quizás su vasto poder sea la culminación de los esfuerzos Tzimisce y la solución para el estancamiento vampírico. Otros piensan que es una aberración y debe ser destruido expeditivamente.


Velya (el viviseccionista).

Los Tzimisce hablan de Velya con veneración, por sus numerosas contribuciones a la ciencia Tzimisce. Es uno de los fundadores del Sabbat y actúa ahora como Cardenal. Nunca ha aceptado el título de Vaivoda, aunque todos los Vaivodas tienen su opinión en gran estima. Hay rumores que dicen que es Chiquillo del Antediluviano Tzimisce, él no se pronuncia. Está casado de algún modo. En el siglo XIX, durante una estancia en Nueva Inglaterra se encontró con Elaine Cassidy, de 10 años. Enamorado de su exquisita belleza y su exquisita maldad, la Abrazó y se unieron en un mutuo Vínculo. Para asegurarse que no huyera de su lado, le amputó las piernas y la injertó en su espalda, donde permanece desde entonces, aunque ella pudiera separarse con Vicisitud).



Righteous Endeavor.

Righteous Endeavor Clay fue una de las voces más estridentes en la histérica caza de brujas de New England. Desde su púlpito Congregacionalista dirigió la ira del pueblo desarraigando el mismo las raíces de Satán del interior de las Colonias. Las denuncias de los acusados de que el mismo Clay participaba en las orgías demoníacas fueron rechazadas como mentiras engendradas por el mismo Belcebú. A pesar de esas acusaciones, siguió incansable exorcizando a las brujas en sus subterráneos, buscando su redención por medios físicos y orando. En un acto, tras enterrar a una bruja bajo tierra impía, Righteous cayó enfermo con un extraño mal y pasó a manos del Supremo Hacedor. Pronto llegó a New England el primer Sabbat. Sus acciones se creyeron que fueron ataques indios. Ahora es un priscus y controla muchos de los Ritus de Norteamérica. Su figura descarnada, tocada por su sombrero Puritano, suele ser vista en los principales festivales Sabbat. Odia profundamente a la Nosferatu Prudence Stone, es uno de los pocos que se ha escapado a sus castigos.


Corine Marcón.

Entre los diseñadores de moda del mundo, pocos son tan reverenciados como Corine Marcón. Desde su ático de Manhattan, marca las tendencias mundiales. Los ricos y famosos, incluidos muchos Toreador, pagan cifras astronómicas por un original de Marcón. Lo que no sospechan es que están hechos de carne de criaturas. Ha logrado tal control con la Vicisitud que puede extraer la piel, nervios y huesos de una víctima y hacer una especie de fibra. Con la preparación alquímica adecuada, la víctima puede sobrevivir al proceso (ella prefiere trabajar con vagabundos secuestrados). Usa estos "trajes" para servir al Sabbat, ya que sabe en cada momento donde están los trajes, sobre sus clientes de la Camarilla.


Doktor Tötentanz.

Aunque hay vampiros más poderosos en la Mano Negra, pocos son tan temidos como la Dominio alemán que se autollama Doktor Tötentanz. Conocida, incluso dentro de la Mano, por la brutalidad, audacia y magnitud de sus matanzas, Tötentanz esparce frecuentemente las Partidas de Guerra europeas del Sabbat dentro de los feudos de la Camarilla. Se rumorea que se lamenta que Pol Pot batiera su record de matanzas. Se cree que en vida era el Dr. Heinrich Lundt, un SS biólogo, cuyo entusiasmo por el trabajo llamó la atención de los Tzimisce. Se cambió de nombre y sexo. Ahora sirve al Sabbat tan fanáticamente como lo hizo con el Tercer Reich, pero las viejas lealtades mueren mal y su manada, los Sonderkommando (escuadrón de muertos vivientes) utilizan mucha parafernalia nazi en sus Ignoblis Ritae.

Ha fundado un derivado de la Senda de Caín, los dogmas de esta auto senda dice que Caín fue el primer ario, pero que su sangre fue robada por los traidores Antediluvianos de Mesopotamia, ancestros de los Judíos. Es una auténtico vampiro del Sabbat. Ha matado personalmente a dos Príncipes italianos y su potente vitae le da más poder del que su edad podría indicar. No oculta su ansia de ser Serafín y ha atraído a muchos de los bajos rangos de la Mano que desean emularle en celo y ferocidad.


Kartarirya.

Uno de los más poderosos y enigmáticos Tzimisce es la Antediluviana india. Llamada la Muchos Brazos por su peculiar extrapolación de la Vicisitud, emigró al subcontinente en busca de soledad, adoración y caza fácil. La lucha por el feudo con Nosferatu que buscaba lo mismo inspiró mitos entre los habitantes de la región. Ella, la vencedora, habita ahora en el santuario de su enemigo en Sri Lanka. Kartarirya considera la India su territorio. Los vampiros que no son Tzimisce o están Vinculados a ella no son bienvenidos. Traspasarla significa ser atacados por poderosos ghouls modelados en forma de enormes monos o gorilas.






TZIMISCE DEL VIEJO CLAN.

Son más ancianos que lo que dicen la leyendas. Son los auténticos Tzimisce y los del Sabbat y la Camarilla los traidores. Sus chiquillos abandonaron el clan y abrazaron el poder de la Vicisitud y su rebelión trajo la muerte y ruina para culpables e inocentes del clan. Son pocos y con poca Progenie. Todos siguen los viejos caminos del clan y esperan el día que retorne su Sire. Esperan la noche en que se vengarán de los traidores a su sangre y todos los que tengan Vicisitud. Los más jóvenes suelen ser líderes de la guerra contra la Vicisitud. Es una vana esperanza de recuperar el honor del clan y eliminar la enfermedad que su clan trajeron a la Tierra. Aunque los odien se parecen a los Tzimisce normales. Son los más macabros y malvados seres del mundo. Apenas valoran la vida de otros y mantienen sus votos de salvar al mundo de la amenaza de la Vicisitud y otros Vástagos. Tiene ansia de conocimientos, sólo superada por los Verdaderos Brujah, y un buen entendimiento de la Taumaturgia y la ciencia. Valoran mucho su privacidad.

Apodo:Demonios.

Apariencia: Visten como los otros Tzimisce. Incluso los más jóvenes llevan ropa de hace 100 años. El negro sólido, contrastado con blanco les encanta, dando el aspecto de los vampiros de leyenda.

Refugio: Los más viejos habitan sus gigantescos dominios en la Europa del Este. Normalmente en oscuros y ancestrales castillos maldecidos por los espíritus de sus antepasados. Los más jóvenes mantienen sus refugios en mansiones, como la mayoría de los Tzimisce. Todos son muy particulares con sus refugios. Ser invitado a ellos es un honor que sólo suelen recibir sus camaradas más cercanos. Si alguien entra sin ser invitado, caerá sobre el toda la ira del vampiro, será tratado como un enemigo, aunque sea de la secta. Si se es invitado el Tzimisce se considera responsable de alimentarlo y protegerlo. Si alguien anuncia su presencia y recibe permiso para entrar, nunca será dañado por el Tzimisce.

Trasfondo: Suelen escoger gente entre 30 y 40 años, inteligentes y bien educados. Se toman mucho tiempo en vigilar y comprobar que serán buenos acompañantes durante siglos antes de Abrazarlos.

Creación: Los más viejos son nobles. Su progenie normalmente es diletante, profesional o soldado. Su Conducta y Naturaleza son similares pero no idénticas y suelen ser autosatisfactorias, honorables, malvadas y fidedignas. Mentales y Físicos suelen ser primarios y secundarios Atributos. Técnicas o Conocimientos y de Trasfondos Influencia, Recursos y Criados.

Disciplinas: Animalismo, Auspex, Dominación.

Debilidad: Como otros Tzimisce deben dormir en dos puñados de tierra importante para ellos, lo que demuestra que no es una debilidad causada por la Vicisitud.

Sendas Preferidas: La de la Muerte y el Alma o la de Caín. Algunos conocen la del Corazón Ardiente o la de Lilith.

Organización: Sólo se encuentran en caso de emergencia. Son independientes y sólo son llamados si no hay otro remedio pero acuden hasta con sus sirvientes.

Obtención de Prestigio: Respetan el poder e independencia de los otros. Gana poder a través de la acumulación del poder, destruyendo enemigos o ayudando a la Mano Negra. Si invaden el territorio de otro pierden prestigio ante todos los demás.

Cita: Miles de vidas humanas han sido tomadas por mis manos. Soy el protector de la humanidad, pero mi vigilancia tiene un precio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Clanbook Tzimisce   

Volver arriba Ir abajo
 
Clanbook Tzimisce
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vampire Chronicles  :: OFFROL! :: Literatura Vampiresca-
Cambiar a:  


Get your own Chat Box! Go Large!

Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis