Vampire Chronicles


 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Hora del día

Ha caído la Noche. Los vástagos vuelven a despertar al mundo...
Últimos temas
» La historia De Claud, un tremeré difícil de entender
Miér Nov 02, 2011 8:15 pm por Claud

» Hola soy nueva
Miér Nov 02, 2011 7:01 pm por Marcos

» ¿Terminaste la Lectura Obligatoria?
Dom Oct 30, 2011 11:40 pm por Snow Westhouse

» Taller de Claud
Vie Oct 21, 2011 3:29 pm por Claud

» Esbozos de Alessa
Jue Oct 13, 2011 9:24 pm por Ethan Evans

» Flori's Design [Taller de diseño gráfico]
Sáb Oct 08, 2011 8:30 pm por Eliza

» Taller de Anshy...
Lun Oct 03, 2011 3:46 pm por Chris Mattews

» Todo acerca de la trama del foro, aquí.
Miér Sep 28, 2011 11:20 pm por Amelia

Estación
Foro Hermano
El mejor foro de rol de Saint Seiya en la Net
Colores Hexadecimales

Comparte | 
 

 5 - El primer trago fatal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Joshua
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 1455

MensajeTema: 5 - El primer trago fatal    Dom Abr 03, 2011 7:44 am

En muchos casos, uno recibe el primer trago de sangre la noche en que se convierte en vampiro… uno de la “Estirpe”, como nos gusta llamarnos. El proceso recibe el nombre de “Abrazo” y tiene dos fases distintas y bastantes difíciles. En la primera, el vampiro que quiere crear progenie bebe hasta la ultima gota de sangre de su futuro chiquillo”. Es diferente de la alimentación normal, salvo por el hecho de que no hace falta preocuparse de borrar los recuerdos o disponer del cadáver. Además, acabas realmente lleno. La diferencia llega después.
Cuando la ultima gota de sangre ha abandonado el cuerpo, el vampiro “padre” (el termino técnico es “Sire” si te interesa, devuelve parte de la sangre robada. Se muerde el labio, o la muñeca, o lo que sea, y deja que algo de su vital pase a la boca de la víctima. Suponiendo que el mortal no se resista al proceso (pocos lo hacen, créeme) y que el Sire no se haya retrasado demasiado al dar su regalo, la sangre desciende por la garganta del moribundo y hace que resucite como vampiro.

Suena sencillo ¿no? La verdad es, como siempre ocurre, mas complicada. Mi propio abrazo podría parecer el epítome del lujurioso esplendor romántico que tu época ha atribuido a mi especie, e incluso así me estremezco aterrado al recordarlo. Todos los ingredientes del romance estaban presentes (el boudoir iluminado por las velas, las copas de vino a medio beber, el palpitante pecho de mi dama); parecíamos estar en las páginas de una novela. Caímos sobre la cama y, en el culmen de la pasión, hundió los colmillos en mi cuello. Entre el placer del momento y el de su alimentación (si, es bastante placentero para los mortales, hasta el punto de que algunos se vuelven adictos) estuve encantado de dejarme llevar. Recuerdo haber pensado que, después de todo, mi madre había tenido razón: las malas mujeres serian mi muerte. Incluso recuerdo como reí mientras mi Sire me bebía la vida.
Y entonces, mientras estaba allí sentado observando aquella puerta oscilante abierta ante mi, mientras mi alma daba sus primeros y vacilantes pasos hacia el cielo, ella se abrió la muñeca tranquilamente y derramó el vitriolo de la vida eterna por mi garganta. Puedes burlarte de mí por no rechazar lo que se me ofrecía, pero la vida es dulce incluso frente al rostro de la Gracia. Su sangre me quemó al pasar por mis labios y mi garganta, y me encontré queriendo vivir. El dolor causado por la sangre era la prueba de que estaba vivo y, cuando fue obvio que no la cruzaría, la puerta resplandeciente se desvaneció con un sentimiento de inefable tristeza, dejándome con mi Sire y un ansia asesina. Por fortuna, mi maestra fue tan gentil como para atenderme durante el cambio: había seducido a mi mejor amigo antes de hacerse conmigo, dejándole en una habitación contigua como un alcaudón alimentado a su cría. Mientras sentía morir mi cuerpo, célula a célula, el yacía sin sentido esperando mi hambre.

Ah, sí, el hambre de la creación. Esa pequeña cantidad de sangre que el Sire usa para el abrazo no es mucha… unas pocas gotas con mas sentido místico que nutricio. No proporcionan alimento suficiente para satisfacer el hambre de un vampiro recién creado, así que al nuevo chiquillo le conviene rezar por que su Sire haya preparada una pocas botellas o, mejor, unos pocos cuerpos para el momento. He contemplado el horror de los vástagos recién abrazados entregándose a esa hambre incontrolable y haciendo pedazos a quien estuviese cerca. Cuando la sed te embarga haces lo que sea por saciarla. Matarías a tu amante, a tu hijo, a tu padre o a tu sacerdote para ello, y te sentirás feliz… al menos mientras dure el frenesí.

Este es el punto, querida. Porque no importa el tiempo que hayas pasado en frenesí ni lo que lo provocó (miedo o hambre o dolor o rabia); no importa cuanto tiempo hayas cedido al animal dentro de ti: No puedes controlar lo que haces y siempre acaba saliendo. Y es entonces cuando debes enfrentarte a las consecuencias de lo que hiciste cuando el animal estaba al mando. Y el primer frenesí no es nunca el último. Uno podría pensar que con la experiencia se va haciendo más fácil superar esa perdida de control, pero no se podría estar más equivocado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://vampirechronicles.forosactivos.net
 
5 - El primer trago fatal
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vampire Chronicles  :: START POINT :: Lectura Obligatoria-
Cambiar a:  


Get your own Chat Box! Go Large!

Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis